7/2/15

Libros





                                 Foto: Volarela


De pequeña crecí rodeada de libros. De modo ingenuo, simple, los abría, los olía, los amontonaba a mi alrededor... y sin comprenderlos, quería vivirlos, hacerlos míos, extraerles sus secretos montañosos... El destino quiso que dedicara buena parte de mi vida a venderlos; a pasarlos de mi mano a la otra mano, también ávida por recorrer sus páginas. Seguía oliéndolos, esta vez con aroma a viejo, a letargo de chimenea, café y sueños correteando por las hojas manchadas... Amarillentos y bellos, circularon por mi vida como  hojas de otoño, que nunca cayeron al suelo porque se quedaron a vivir en mi alma. Ahora siguen a mi alrededor, con letras de tinta digital; muchos, maravillosos, muchos, muchos... Abundantes hasta el colapso de mi emoción... Y los barajo y los ordeno, con devoción de novicia, porque son la letra de una sagrada canción que nunca acaba...

Y también yo trato de crear alguno, embriagado de ilusión, ansioso por besar la efímera belleza; pequeño y locuaz... como yo.

**


"Allí los cisnes
guardan el sol de los sueños
entre azules de beso y llama."

Mª Jesús Muñoz: "Grave, milenario y mágico" (mi inspiradora)  http://majecarmu.blogspot.com.es/2013/04/gravemilenario-y-magico.html



LIBROS


Un corazón
palpita
en el papel.

Un rostro
anónimo,
de labios de tinta,
de cabellera brumosa,
hablándote...
en las orillas de lo imposible.
Tu alma panza arriba,
bajo el cielo estrellado
de las páginas abiertas.
Tu cuerpo hechizado,
sobre un mar que no se mueve,
pero te engulle...

Mundos
líricos,
extraños,
fabulosos,
sabios,
profundos,
nuevos,
excitantes...
vienen a acostarse
en el lecho de tu mente,
vienen a besar tus recónditos rincones,
a enraizar en tus nervios,
a crecer en tu espesura,
a trepar por el asombro gigante
de tu alma.
Y cualquier día
dan su fruto
por tu boca.

Libros...
amarillentos,
bellos,
melancólicos,
níveos,
extasiados,
ilustrados,
parcos,
locos,
charlatanes,
rientes,
acicalados,
oscuros,
livianos,
profundos,
resplandecientes,
eternos...

Siempre, siempre,
entre el olvido y la resurrección,
aguardando
esa mano virginal...
que los libere.


****


Os invito a recorrer el fascinante mundo de Franciska, finísima poeta y gran fotógrafa. Le ofrecí la palabra "Libro" y realizó una pieza preciosa, llena de ternura:

http://eljuegodelapalabradada-segundo.blogspot.com.es/2015/02/libro.html


***

24/1/15

Palabras de una enamorada




AMOR PLETÓRICO


Es hermoso ser testigo de su amor, desplegado como el estandarte púrpura de un gladiolo.
Es hermoso tocar su blanca bravura, acariciar el oleaje interminable de sus ojos.
Pero más hermoso aún es respirarlo cada día de mi vida.

*


¡Hay tantas formas de expresar el amor!
Una de ellas es arrodillarme junto a tu rostro dormido
y beber cada una de tus lágrimas escondidas.


*

 Tus zapatillas traen la plenitud del suelo. Están embarradas. Han corrido mucho sobre el lodo. Dedos de fuego las animaban.
Traes un resto de primaveras adherido al calcetín...¡Es la pasión de las espigas verdes!
Veo que has bebido muchos mundos. Y ahora...¿Dejas aquí la pluma de tu deliciosa carrera, entre mis labios abiertos?

*

 Estoy escuchando una manada salvaje de violines, ahora mismo, con mi oido pegado a tu pecho.
Mientras acaricias mi pelo, un brasa de semillas aladas  flota por mi nuca. Se me rompe un cascarón por donde presionan tus dedos, y un ave ilusionada se eriza en cada poro mío.


*


ASÍ


Yo creía que mis ojos permanecían despiertos
por sí solos,
pero no:
tú tienes la llave que los abre.
Ábrelos y tírala,
que se queden siempre abiertos,
mirándote, mirándonos,
así,
hipnóticamente embelesados
en la peonza del amor.

Así, déjame, abierta en ti,
bullendo
como trescientos mil pájaros dulces
alborotando en la luna.

Toda enamorada, así.
¡Déjame siempre así!


*




*

27/12/14

Me regalaste el mar



                                                                           
                                                                      MARINAS



Letargo de corales azules, 
se olvida... 
se nada entre las algas del tiempo.



Gotas de vida recorren la pupila,


chorrean por el pecho desnudo y las manos entregadas. 


Tallos de luz cristalina golpean las rocas, 
la sal se aferra.


Y un amanecer besa despacio los ojos.


**

El mar es un suspiro calmo y ancho; otras un gemido colosal. 
Lo mires por donde lo mires, el mar es siempre mar.
El mar es un regalo que nunca pude contener, pero él a mí sí.
Recoge la luz de mis ojos, se la lleva a su horizonte, y traza infinitos.
Y yo, respirando hondo, intento estar en su presente.
 Porque no hay presente más constante que el del mar. 
Siempre es la palabra que pronuncia la espuma al llegar a la orilla. 
Por más que camines, él te espera, al otro lado, fiel, con su sonrisa impronunciable.

Gracias, Mar.




**

LA CALMA

El mar era azul,
era plata, era verde, era añil.
era
el soliloquio de la luz
reverberando en el silencio.

                                    El mar reía gaviotas,                                          
reía cuerpos desnudos zambulléndose,
reía su gozosa brisa en los oídos.

El mar era la palma de Dios abriéndose
en eternidades de espuma.


*

LA TEMPESTAD

Aquella mañana el mar sufría.
Agitaba con ira su cuerpo.
Sangraba su espuma suicida por las rocas.
Y los peces lloraron sal.

El mar quebró su llanto en millones de gotas
que aún resbalan por mis brazos.

*


Fotografías del mar coloreadas y textos por: Volarela


*




Añado este broche de oro...

                                                 CURA DE MAR, por Juan L. Trujillo:

Me siento frente al mar y respiro cielo.
Noto que la brisa me tiembla por las venas
y un sol de claridades se deshace en luces,
que iluminan tristezas
y hoscos panoramas.
Mojo mis pies
y junto con la espuma
nerviosos peces de plata recorren mis entrañas
y noto como el tiempo
se hace caracola,
cantándome al oído la canción alegre
de una vida nueva.
Llegué a ti, ¡oh mar de los milagros!
como el resto de un trágico naufragio.
Pero ahora 
tras un tratamiento de salitre y brisa,
una calma maternal y caliente
me enseña la ruta de nuevas singladuras.
Te pido ¡amigo mar!,
tú que sabes tanto de muertes y fracasos,
no permitas
que cuando viejo,
me amarren al socaire de tu nervio
y vaya enmoheciendo de tristeza
!!Llámame!!
¡Mándame recados con cantos y gaviotas!
¡Que una fresca mano
de azul, brisa y espuma
me empuje hasta tu orilla!

Juan L. Trujillo: http://juanltrujillo.blogspot.com.es/

*